Get Adobe Flash player

Mantra para la resurrección y la vida de mi corazón

 

«Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. »

ISAÍAS

 

¡YO SOY la resurrección y la vida
de toda célula y átomo de mi corazón, manifestadas ahora!

 

Cada vez que pronunciáis el nombre de Dios «YO SOY» —que le fue dado a Moisés para bendición nuestra— como la afirmación del ser de Dios que se encuentra ahí donde estáis, realmente estáis di­ciendo: «Dios en mí es…»

Así, en este mantra reconocéis: «¡Dios en mí es la resurrección y la vida de toda célula y átomo de mi corazón manifestadas ahora!»

Dado que «YO SOY» es tanto el nombre sagrado como el verbo «ser», entendemos que nuestro Dios es una realidad viviente, progresi­va y dinámica; una Presencia muy personal que se revela a sí misma en acción en nuestras vidas individuales y en su milagroso y no obs­tante, totalmente científico flujo de ¡Luz, Luz, Luz!

Dios quiere que afirmemos que nuestro ser es suyo, y que el suyo es nuestro. Es nuestro destino de fuego que seamos Uno; es decir, que participemos de su unidad universal. Logramos esto día a día cuando confirmamos su Palabra —«YO SOY»— en nuestros mantras.

La ciencia de la Palabra hablada es el medio para alcanzar la unión de nuestra alma con el Espíritu. Si no lo creéis, ¡probadlo por vosotros mismos! Dad vuestro mantra para la resurrección y la vida de vuestro corazón varias veces al día. ¡Disfrutadlo! Pues la energía de Dios disfruta de la poderosa labor de haceros íntegros. Y él desea que tengáis una vida fructífera mientras prestáis vuestro servicio para libe­rar a toda la vida.

La llama de la resurrección que se emite mediante este eficaz fíat fue usada por Jesús el Cristo para alcanzar su victoria sobre la muerte y el infierno. Él vino a mostraros el camino para que podáis hacer lo mismo a través del Cristo que vive en vosotros como vuestro propio Yo Real. ¿Qué esperáis? Decidlo en voz alta con todo vuestro corazón:

 

¡YO SOY la resurrección y la vida
de cada célula y átomo de mi corazón manifestadas ahora!

 

La llama de la resurrección puede experimentarse como una sua­vidad radiante de madreperla que baña el cuerpo con un brillo suave y difuso. A medida que se va acelerando con el ritual de vuestra aplica­ción diaria, los rayos del arco iris se funden en la luz blanca.

Nuestro amado Jesús nos dio la afirmación «YO SOY» —«YO SOY la resurrección y la vida. ..»— para que la apliquemos en cual­quier condición o situación que se haya desviado del propósito origi­nal de nuestro Padre. Así, podéis decir:

 

¡YO SOY la resurrección y la vida
de mi perfecta salud mani­festadas ahora!

 

Sobre todo deberíais ser muy explícitos al nombrar la parte o par­tes de vuestro cuerpo afectadas por un accidente o una enfermedad. En vez de afirmar la manifestación imperfecta, afirmad siempre la perfec­ción deseada:

 

¡YO SOY la resurrección y la vida del patrón interno de

(Nombrad las partes afectadas del cuerpo; por ejemplo: mis brazos, piernas, estómago, riñones, etc.)

manifestadas ahora!

 

Ahora que habéis formado la matriz de vuestra afirmación «YO SOY», decid y aprended de memoria otra bella afirmación del eterno Espíritu de la Resurrección del Señor, siempre presente dondequiera que os encontréis, pero especialmente en vuestros miembros que nece­sitan curación y salud:

 

Amada Llama de la Resurrección,
Destella tu Luz siempre a través de mí;
Amada Llama, resucitación,
Haz que mi corazón cante tu alabanza.

Oh brillante resplandor blanco Crístico
Del fuego YO SOY de Dios,
Expande tu bendita Pureza
Y libérame de todo deseo equivocado.

 

La llama de la resurrección se invoca para hacer resurgir la Vida cada vez que se haya obstaculizado o se haya interrumpido abrupta­mente el flujo de la vida, ya sea a nivel molecular o dentro de los cuerpos orgánicos de comunidades enteras o naciones, o en el medio ambiente de la vida elemental. Sus cristales llenos de colores son co­pas que contienen renovación, renacimiento, rejuvenecimiento y res­tauración.

La llama, al pasar a través de los átomos, las células y los electro­nes, transmite el giro de la alegría de vivir de vuestra alma y restaura el ritmo natural de vuestros ciclos de vida únicos. Comenzando con el latido de vuestro corazón, activando luego el pulso de miles de millo­nes de núcleos atómicos y de centros solares de vuestras células, regu­la el flujo en forma de ocho de las energías espirituales que entran y salen de vuestro universo material.

La llama de la resurrección es la fuente de alegría burbujeante que produce en vuestro rostro la sonrisa de una satisfacción espiritual, por­que vosotros experimentáis esa noción interna de vuestra razón de ser infinita.

Visualizaos a vosotros mismos de pie en un pilar de remolineantes espirales opalescentes de los colores del arco iris. Por medio del nom­bre «YO SOY» y de la llama de la resurrección, sabéis quiénes sois, porque sabéis quién es Dios.

 

 

 

(extracto del libro La Ciencia de la Palabra Hablada)

 

“La Ciencia de la Palabra Hablada”
Aprenderás a usar la ciencia del uso de los decretos,
meditaciones, técnicas de curación y mucho más.

.

.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

La fraternidad de los Guardianes de la llama® procede de la tradición de las antiguas órdenes espirituales. Saint Germain fundó la fraternidad en la ciudad de Washington en el año 1961 por medio de su Mensajero, Mark L. Prophet. Como Caballero Comendador de la fraternidad, Saint Germain ha prometido asegurarse de que esta Tierra llegue a una era dorada de Libertad, Paz e Iluminación.

Junto con Saint Germain otros Maestros Ascendidos vienen a ayudar a la tierra. En el libro del Apocalipsis se habla de ellos como los “Santos vestidos de blanco”. Ellos y sus discípulos no ascendidos forman La Gran Hermandad Blanca. (“Blanca” no se refiere a la raza sino a l Aura de Luz blanca que rodea a estos Maestros.) La fraternidad de los Guardianes de la llama es una rama externa de La Gran Hermandad Blanca.

Puede que ya estés guardando la llama de la vida. Puede que ya estés preservando y defendiendo la libertad y la santidad de la vida, y ofreciendo esa llama a otros que no saben que tienen una chispa divina en su interior...

Informarte más sobre la Fraternidad de los Guardianes de la Llama®...