Get Adobe Flash player

Karma, vidas anteriores y elecciones acertadas

Enseñanzas por Mark L. Prophet – Parte II

Nos gusta mirar atrás, hacia el lejano y brumoso pasado, con el grado de percepción de que somos capaces para encontrar algún registro de auto-importancia. Algunas personas gustan de sentarse a especular sobre quiénes podrían haber sido en una vida anterior. Si descubren que ellos fueron un personaje determinado, se dedican a coleccionar todos los libros de historia que pueden encontrar sobre tal persona y comienzan a estudiar su llamada vida anterior.

Paraos a pensar en esto un momento: ¿Qué podéis hacer con un moméntum muerto? ¡Nada! Cualquiera que sea lo que haya ocurrido en una vida anterior, las elecciones fueron hechas entonces y en esa vida ya cumplisteis vuestros moméntums. Habéis vivido lo que dichos moméntums dictaron. Pero vosotros sois los que creasteis el monstruo- o el santo, según sea el caso. No fue el cielo, sino vosotros.

A la gente le gusta pensar que su gloria está quizás en sus estrellas. Le encanta creer que los, dioses le ha favorecido a través de sus astros y que el Destino le ha dado una determinada personalidad y suerte -un buen medio de vida o la carencia del mismo. Suelen decir: “Bien, todo está en nuestros astros,” echando la culpa de su mala suerte a las fuerzas planetarias que están más allá de su control.

De esta forma la gente se convierte en criaturas supersticiosas en lugar de controlar su destino. Pero en realidad, tal como dijo Cassius: “Nuestras faltas están en nosotros, no en nuestros astros.” Por lo tanto, tenemos que aprender a neutralizar los dictados de nuestras estrellas, así como los de nuestro karma pasado, el cual esta claramente inscrito en nuestra astrología, si sabemos leerlo debidamente.

Con frecuencia escucho a personas decir: “Bien, es mi karma pasado, ¿sabes? y ésta es mi excusa para no hacer nada de nada. Con sólo estar aquí sentado estoy cosechando mi karma de vidas, anteriores.” Así es. Todos estamos cosechando nuestro karma de vidas anteriores. Sobre esto no hay duda.

¡Pero no tenemos que cosechar y llorar!

¿Comprendéis lo que quiero decir? No tenéis que cosechar y llorar, porque el cielo ha proporcionado una puerta de escape. Hoy día nosotros podemos ajustar nuestros moméntums pasados de forma constructiva y además hacer las cosas bien, porque así lo deseamos.

¿Nos atreveríamos a decir que es la voluntad de Dios el que bajemos una serie de escalones cada vez más y más abajo? ¡Por supuesto que no! Entonces, ¿por qué deberíamos pensar que nuestro karma anterior está conspirando para tejer una red delante de nuestro camino con el fin de frenarnos, enredamos y hacernos caer? Naturalmente que no.

Nuestro karma anterior es nuestro karma pasado y no tiene que ser un obstáculo que nos haga caer, aunque sea de naturaleza negativa podemos ajustarlo. Podemos hacerlo positivo, al igual que un hombre que se ha arruinado y ha conseguido librarse de todos sus acreedores, puede en cualquier momento, si así lo decide, pagar sus deudas con honor.

Comprendamos primero esta ley con el fin de que no lleguemos a quedar en bancarrota espiritual y moral, o dependientes de que el lado ilusorio de la vida dicte nuestra libertad -tal vez, si las circunstancias son favorables. Pero, si el universo estuviera regido por el azar, ¿qué clase de suerte elegiría la vida a un determinado individuo de entre los demás? Ninguna. Porque las leyes universales están establecidas con precisión matemática, esta misma precisión -la de Dios, así como la del hombre- determina qué clase de hombre va a ser y qué es lo que va a hacer. Y ésta es la ecuación matemática, tanto del libre albedrío humano como del divino.

Alguien pudiera decir: “Me he esforzado mucho y durante mucho tiempo. He trabajado diligentemente para librarme de mi karma pasado, pero éste se cierne sobre mí cercándome como una red.”

Nos acordamos de la historia del maestro yogi que estaba fuera de su ashram cuando se encontró a una cobra en el camino. La cobra estaba enroscada, lista para atacar. El yogi miró a la cobra y le dijo: “Clack-clack, ven señora cobra.”

Y comenzó a dominarla dando palmadas de forma rítmica y con un corazón puro.

¿Qué más Podéis hacer si os encontráis con una tarántula o una cobra, o un ratón que ruge? Podéis gritar y decir: “¡Oh, voy a morir, no tengo salvación! o, si lo preferís, podéis dar la bienvenida a las corrientes de retorno de vuestras energías fastidiosas del pasado -vuestros moméntums que vuelven a vosotros ahora, tanto para su redención como para educar vuestra alma a través de todo este proceso.

El propósito principal del retorno del karma es la educación del individuo. Al examinar muchos registros de vidas anteriores de la gente, he averiguado que el universo no conspira contra el hombre; por el contrario, conspira con el hombre para darle su emancipación -es una gran alegría para Dios el dar la libertad al hombre y no verle atado a las labores del traidor.

Así pues, reconozcamos que en todos esos antiguos moméntums que hemos creado, hay un camino de salida y ese camino es a través de Cristo y el entendimiento místico del propósito universal, por medio de la llama violeta y el decreto dinámico de la Palabra, enseñada a nosotros por el amado Jesús y los Maestros Ascendidos de la Gran Hermandad Blanca.

¡Cómo se atreve alguien a decir que hemos sido creados para hacer nuestra voluntad desafiando la Voluntad de Dios, sólo porque tenemos esa libertad! El que tengamos nuestra propia voluntad no significa que la usemos de forma errónea contra la corriente del propósito universal. El propósito de tener libre albedrío es para que nos pueda ser concedido el don de una mayor individualidad porque hacemos las elecciones acertadas.

Si hacemos las elecciones acertadas, iremos a la cima; si no las hacemos, existe un gran círculo donde poner vuestra ‘x’ y un pequeño círculo donde poner vuestro ‘no’ al final, podréis ver que las recompensas son mayores cuando nos movemos a favor de las corrientes de la Vida que cuando lo hacemos en contra de ellas.

A decir verdad, nadie puede ganar yendo en contra de las corrientes de la Vida. Todo lo que podemos conseguir, son esos resultados obstructivos que frustran nuestro ánimo y esfuerzos, no aportan satisfacción y nos privan, algunas veces durante vidas enteras, de los resultados reales que deberíamos obtener. Solamente cuando nos movemos con la corriente cósmica, nuestros más preciados sueños se convierten en realidad y la alegría de Dios está con nosotros. Incluso los remordimientos que vienen cuando retrocedemos a vidas anteriores, nos enseñan la estupidez que representa el desafiar, el curso que el Amor nos marca.

 

Continuará…

 

Extracto del libro Las Enseñanzas Perdidas de Jesús Tomo 1

 

  Mark L. Prophet – Maestro Ascendido Lanello

 

Copyright © 2012 Summit Publications, Inc. Todos los derechos reservados.

.

.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

La fraternidad de los Guardianes de la llama® procede de la tradición de las antiguas órdenes espirituales. Saint Germain fundó la fraternidad en la ciudad de Washington en el año 1961 por medio de su Mensajero, Mark L. Prophet. Como Caballero Comendador de la fraternidad, Saint Germain ha prometido asegurarse de que esta Tierra llegue a una era dorada de Libertad, Paz e Iluminación.

Junto con Saint Germain otros Maestros Ascendidos vienen a ayudar a la tierra. En el libro del Apocalipsis se habla de ellos como los “Santos vestidos de blanco”. Ellos y sus discípulos no ascendidos forman La Gran Hermandad Blanca. (“Blanca” no se refiere a la raza sino a l Aura de Luz blanca que rodea a estos Maestros.) La fraternidad de los Guardianes de la llama es una rama externa de La Gran Hermandad Blanca.

Puede que ya estés guardando la llama de la vida. Puede que ya estés preservando y defendiendo la libertad y la santidad de la vida, y ofreciendo esa llama a otros que no saben que tienen una chispa divina en su interior...

Informarte más sobre la Fraternidad de los Guardianes de la Llama®...