Get Adobe Flash player

Enseñanzas por Mark L. Prophet

Maestros y Moméntums sobre los milagros

Enseñanzas por Mark L. Prophet – Parte VIII

Cuando la Virgen María apareció en la iglesia copta situada cerca de El Cairo, ¿creéis que esto galvanizó a todo Egipto como para desear amarse los unos a los otros? Los que la vieron, aquellos que estaban en la iglesia, fueron conmovidos y aquellos que fueron curados también se conmovieron.
Pero, después de todo, esto también fue un acto de karma. Esas personas merecían estar allí y allí estaban, porque habían construido un moméntum de devoción que les llevó a la iglesia. Se habían hecho receptivas al poder de la visión.

Es la gente misma y sus moméntums positivos o negativos los que determinan qué es lo que va a pasar. No es realmente sus genes, porque el poder de los genes puede ser cambiado.

¿Qué vais a hacer cuando os diga que vuestros diseños genéticos pueden ser borrados mientras estáis vivos aún? ¿Qué vais a hacer cuando os diga que vosotros mismos debeis cambiar vuestros genes con el fin de que nunca más sean negativos, aunque lo hayan sido antes?

¿Me vais a llamar mentiroso? No importa si lo hacéis. Yo sé positivamente que, por medio del poder de Dios, he cambiado los genes que están en mi cuerpo en muchas ocasiones. Hay mucha gente que me ve un día de una manera y otro día me ve de otra. Y así, puedo demostrar a la gente que ella puede parecer ser de una manera u otra porque el poder de cambiar, el potencial para cambiar, está en todos nosotros.

No tenéis que ser sosos; no tenéis que sentiros abandonados; tampoco tenéis que ser física o espiritualmente débiles. ¡No tenéis que ser nada que no queráis ser! Yo no digo que vayáis a hacerlo como Aladino: chascáis los dedos y sucede. Algunos sí pueden; tienen un moméntum para esto también y pueden hacerlo.

Yo he presenciado curaciones que ocurrieron en un abrir y cerrar de ojos. En una ocasión había un joven sentado entre la audiencia a la que yo me dirigía; este hombre tenía cataratas en los ojos y sólo tenía veintisiete años. Las cataratas se aclararon de repente durante un dictado y se curó completamente.

Éste es un caso de curación instantánea; sucede a veces. Pero existe un tipo de curación más lenta. Hablamos con una de las personas que había estado en el Cairo cuando se apareció la Madre María, quien tenía Leucemia. Se marchó a su casa y al día siguiente estaba mejor, y al siguiente día tenía un poco más de salud; y al cabo de dos o tres semanas se había curado completamente. Nosotros vimos lo mismo en tiempo de Cristo. Existen curaciones rápidas y curaciones lentas. Es lo que el Hermano William me dijo en una ocasión cuando yo estaba ayunando. Me preguntó: “¿Qué estás haciendo, un ayuno rápido o tino lento?”

Es interesante ver todas las pequeñas cosas -y las cosas importante- que pueden suceder en la vida. Ello hace que la vida sea interesante. Hace que merezca la pena vivir. Pero si tenéis la idea de que los apóstoles y los primeros profetas -e incluso los profetas posteriores- no tenían diversión en esta vida, podéis desechar tal idea.

Imagináos a ese profeta que va sobre su asno y de pronto éste se convierte en Francis, la mula parlante. Y el asno le mira y le dice: “Por qué me pegas Balaam?” Balaam lo había azotado tres veces porque el asno no se movía; esto se debía a que el ángel del SEÑOR estaba parado frente al asno, con la espada desenvainada y, por lo tanto, el asno se había parado en seco como cualquier asno normal e inteligente habría hecho.

Esto sucedió de verdad. Ocurrió antes de Francis, la mula parlante, por supuesto, y antes de que existiera el cine sonoro. ¿Y sabéis una cosa? Aquel profeta réprobo ni se dio cuenta de este hecho extraño. Pensó que era perfectamente normal que el asno hablara y, para mí, esto es lo más extraño de todo. El profeta comenzó a responder al asno parlante. Estaba tan furioso que le dijo: “Te pego porque te has reído de mí y si tuviera una espada te mataría ahora mismo.”

Para entonces el SEÑOR había abierto los ojos a Balaam y cuando éste vio al ángel, se quedó tan sorprendido que bajó la cabeza y se postro cara al suelo. No hace falta decir que el ángel exaltó las virtudes del asno, cuya parada, dijo el ángel, había salvado la vida de Balaam, ya que debido a su perversidad, habría sido muerto a manos del ángel.

Lo que tenemos que hacer es darnos cuenta de que podemos traer un poco de drama a nuestra rutinaria vida cotidiana. Así como paso con Balaam y su asno, quienes eran de lo más normal antes de que la mano del SEÑOR estuviera sobre ellos, no tenemos que seguir con nuestra existencia aburrida si no queremos.

Yo creo que la gente es fascinante -y los ángeles y los elementales también. Pensad por un momento en toda la gente que conocéis y que tiene distintas ideas. Cuando los juntáis a todos, averiguáis que todos son expertos en algo, o cuando menos en ellos mismos. Y os contarán todos sus problemas, si os sentáis a escucharlos.

Y os dais cuenta enseguida de que están, atrapados. Os decís: “Bueno, ¿a dónde podría irme? ¿Cómo puedo escaparme? Esta persona me abruma con sus problemas; como esto siga así, voy a ser barrido de la faz de la Tierra por este mar de problemas que se me viene encima”.
Y la otra persona que os está contando sus penas se siente tan bien porque se está liberando de todos sus problemas. Así pues, la vida es muy interesante si sabéis leer y correr (y que conste que esto no es un chiste).

Y ¡Ahora, volviendo al asunto de los moméntums!… ¡No perdáis de vista esta Enseñanza ahora! Esta es la Enseñanza más importante de Jesús que jamás podréis escuchar porque en ella se apoya todo vuestro futuro desarrollo… No existe nada más importante que la comprensión de vuestros moméntums y del poder que ejercen en vuestra vida.

Porque existe un gran poder en el uso apropiado de vuestros moméntums. El Maestro Ascendido Saint Germain, el gran Maestro de la Libertad, fue antes el profeta Samuel, así como José, el esposo de María. Más tarde encarnó como Cristóbal Colón y Francis Bacon. Bien, pues él volvió a la Tierra después de haber ascendido, algunos dicen que reencarnando como el hijo del príncipe Rakoczy II, y que apareció por toda Europa como el “Hombre Maravilla”. Hizo todo tipo de milagros porque tenía un moméntum para ello.

Se hizo llamar el Conde de Saint Germain y viajó por todas las cortes de Europa durante cien años aproximadamente, entre los siglos XVIII y XIX. Efectuó multitud de hazañas para atraer la atención de los poderosos de la época. Pero su propósito principal fue el de advertir a los reyes y reinas del peligro de derramamiento de sangre que traería la Revolución Francesa sobre todos. Su gran sueño era la fundación de los Estados Unidos de Europa.

Nunca envejeció. Una de las damas de la corte de Luis XVI dijo que su cara no había cambiado en veinte años, mientras que la de ella se había cubierto de arrugas. ¡Esto es lo que se consigue cuando uno tiene un moméntum sobre la alquimia del séptimo rayo!

Se cuenta la historia de que Saint Germain estaba una vez sentado en medio de una reunión de caballeros que querían ver si él podía demostrar sus poderes a ellos. En esa ocasión particular -recordad que fue en París el decidió que demostraría su poder.

Así que movió la mano e inmediatamente la mesa y todas las sillas aparecieron colgadas en el aire en medio de una calle de París. ¡Estaban todos sentados en el aire! Los caballeros miraron a Saint Germain, pestañeando y miraron luego hacia abajo y ¿qué podían hacer? Estaban sentados en el aire. Poco después él volvió a mover su mano y todos volvieron a la habitación y las sillas volvieron a sus lugares correspondientes.

¿Sabíais que Saint Germain podía tomar una gema como ésta, ponerla ante sus ojos así y, si tenía algún defecto, él la miraba y el defecto desaparecía? Él lo borraba con su mirada. Se llevaba la piedra y la volvía a traer unos días después ¡y el defecto había desaparecido completamente!

Todas estas cosas hizo Saint Germain. Jesús hizo toda clase de milagros, la Virgen María puede hacer milagros; sé esto muy bien porque la he visto hacerlos. De hecho, os quedaríais sorprendidos -Paolo Veronese, ahora el Maestro Ascendido Pablo el Veneciano, también puede hacer milagros. Y lo que es más, ¡vosotros podéis hacer milagros! pero ni siquiera lo sabéis. Ellos tenían un moméntum, ¿sabéis?

 

Continuará…

 

Extracto del libro Las Enseñanzas Perdidas de Jesús Tomo 1

 

Mark L. Prophet – Maestro Ascendido Lanello

 

 

“Decid a ese Moméntum: ‘¡Apártate!'”

Enseñanzas por Mark L. Prophet – Parte VII

Así que el proceso no es cuestión de clonismo, sino de que mantengamos nuestra fe en la responsabilidad de la Deidad para ayudarnos si se lo pedimos. El mayor problema que, tiene la gente es que no pide; no tiene costumbre de pedir. En muchas ocasiones no le pide nada a Dios hasta que tiene problemas.

Cuando los tiene dice: “Dios mío, aquí hay un precipicio; me estoy deslizando hacia el borde y voy a caer, ¡ayúdame, Señor!” Pide porque está en peligro, pero si no lo estuviera, ni siquiera pensaría en Dios.

De esta forma, Dios se convierte en una especie de brazalete mágico que se lleva en la muñeca. Algo así como la lámpara de Aladino. Se frota cuando se tiene problemas y el genio aparece y se le dice: ¡Haz esto! La gente no comprende que podría hacer cualquier cosa por sí misma, (lo que espera que Dios haga por ella,) si entendiera la vida correctamente.

¿No es ésta una afirmación extraña? He dicho que podéis hacer cualquier cosa vosotros mismos, lo que esperáis que Dios haga. Esto es cierto. Porque Dios ha hecho al hombre auto-suficiente. Cada individuo o mónada individual fue creada para ser capaz de utilizar el poder del universo y hacer que ese poder trabaje para él, en cualquier cosa que él quiera.

Entonces, ¿por qué tenemos esa falta de fe? Vosotros os preguntaréis: ¿por qué algunas personas tienen tanta fe y otras tan poca? Jesús dijo: ‘Si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis, a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasara y nada os será imposible.” No parece que hay mucha fe en la Tierra, ¿verdad? porque no vemos que se muevan muchas montañas.

Lo que debemos comprender es que, al igual que Él hablaba en forma simbólica cuando decía lo del ojo de la aguja: “Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico entrar en el reino de Dios. “Así también, el Padre tenía ciertas ideas en mente cuando dijo a través de Jesús: “Mas si a este monte dijereis: Quítate y échate en la mar, será hecho.”

Él hablaba de una montaña de adversidad. No tiene lógica ir y decir a una montaña física: “¡Quítate de ahí! ¡Me gusta el lugar donde estás y no quiero que lo ocupes!”

¡Qué ridícula puede ser la gente! Las montañas son montañas de problemas, de adversidad y confusión; de problemas que tenemos -a esto es a lo que podéis ordenar que se vaya y lo hará. Puedo testificar que esto funciona, pero debo decir que nunca he visto a nadie -ni siquiera a Mahoma -yendo por ahí moviendo montañas físicamente.

¿Habéis visto alguna vez moverse físicamente a una montaña (excepto en los terremotos y en la elevación y hundimiento de continentes)? ¿Visteis algunas vez a Jesús mover una montaña físicamente? ¿Oísteis algo alguna vez en el evangelio de Mateos, Marcos, Lucas o Juan sobre que Jesús moviera montañas? No está escrito en ninguna parte que Él moviera montañas.

¿Habéis oído alguna vez que los grandes maestros de los Himalayas movieran montañas? Habéis oído que viajaban por las montañas, que iban de un lado a otro; habéis oído que son capaces de elevarse y bilocarse o volar alrededor y entre las montañas como el famoso yogi Milarepa, pero no habéis oído que movieran físicamente las montañas.* (Excepto, por supuesto, en el pasaje épico de Krishna, quien en una ocasión se dice que movió cl Monte Govardhana y no sólo lo movió sino que lo sostuvo en alto durante siete días y siete noches, con el fin de proteger a su rebaño de vacas de una terrible tormenta enviada por el celoso Indra.)

Así pues, el Maestro no hablaba de una montaña física. Hablaba de las montañas de la adversidad, de las montañas del karma, problemas que son como montañas. ¿Y qué son sino moméntums acelerados? Vosotros los habéis formado y vosotros tenéis que limpiarlos. Esa es la Ley y por supuesto, es una idea no muy popular.

Todo el mundo busca hoy día a alguien como “Jorge” que lo haga todo por ellos. Pobre Jorge, está tan sobrecargado que no entiendo por qué alguien quiere ponerle el nombre de Jorge a su hijo. Dicen: “Que Jorge lo haga.” Buscan un Mesías, alguien que perdone sus pecados; de hecho, alguien que no sólo perdone sus pecados sino que viva la vida de ellos también.

Hay mucha gente, que encuentra mucho consuelo en ir a Jesús y decirle: “Vive mi vida, Señor; te la entrego toda.” Y esto va muy bien hasta que llega la primera pequeña contrariedad o el primer cruce.  ¿Sabéis a qué me refiero? El primer cruce es cuando se topa con algo que quiere hacer, que no cree que El quiera que haga. Entonces dice: “Bueno, esto no cuenta ahora, Señor, no mires. “Y corre a hacer lo que quiere. “Tiempo fuera, no cuenta, el reloj no está corriendo” dice. ¡Y lo hace!
A continuación desea que Él vuelva a su vida y le dice: “Ahora voy a conectarme otra vez y tú puedes volver a entrar. Puedes dirigir mi vida otra vez, Señor.”

Después de un tiempo, el Señor está algo confuso, ¡si que se va de vacaciones porque ya no le cree. ¿Podríais culparle? La gente ni siquiera cree en sí misma. Esto es cierto, la gente no cree en sí misma, por lo tanto, pierde la fe en todo y en todos, incluyendo el Señor; y esto es lo más triste.
Pero si ellos comenzaran a confiar en lo Divino que hay en ellos y le prestaran atención, si la voz de la conciencia no estuviera cauterizada con hierro candente, la gente podría entonces comprender que la guía Divina es posible.

Y yo estoy aquí para deciros que la guía Divina construye montañas. Construye moméntums. Esto es lo que es una montaña espiritual. Es una montaña de moméntum, una montaña que se mueve. Tiene poder general para hacer las cosas que tienen que hacerse.

Hace tiempo hablaba yo con un caballero de descendencia árabe. Estábamos hablando sobre los moméntums que algunos pueblos árabes tienen, por los que no se llevan bien y están tan desunidos, y la pregunta surgió: “¿Cree usted que esas gentes se llevarán bien alguna vez? Y yo respondí: “No, no bajo las presentes circunstancias. En la forma en que sé comportan se necesitaría un milagro.” Y no son solamente los musulmanes, son los irlandeses y un montón de naciones.

De una manera u otra, la gente encuentra faltas en los otros y la mayoría de las veces las faltas que encuentra en los demás son las de ella misma. Se tapa los ojos con gafas y esas gafas, están coloreadas de una forma determinada. Está polarizada de forma que cuando mira las cosas no las ve como son, sino como quiere verlas.

Sí, creo que existe un gran problema en conseguir que la gente o las naciones se unan. Y os diré por qué- ¿Cómo se les puede unir? ¿Cómo se crea la unión? La única forma en que se puede crear unificación es teniendo fieles servidores para llevar la palabra y hacer la obra.

Cristo tenía doce apóstoles. Esos apóstoles fueron investidos por él con poder desde lo alto. Él les dijo así: “Voy a investiros con poder de lo alto; voy a ungiros. “Y la única forma en que podréis unificar a la gente hoy, será a través de un poder espiritual, un poder mayor que el de cualquier individuo.

 

Continuará…

 

Extracto del libro Las Enseñanzas Perdidas de Jesús Tomo 1

 

Mark L. Prophet – Maestro Ascendido Lanello

 

 

Moméntums positivos y negativos – metas y genes

Enseñanzas por Mark L. Prophet – Parte VI

 

Mientras que las mejores cosas en la vida son gratis, algunas son muy caras. Y una cosa que es más cara que nada es seguir perdiendo el tiempo en construir moméntums negativos -los cuales, por cierto, no cuesta ningún trabajo construir.

Un moméntum negativo es un moméntum cuesta abajo, y en el momento en que comenzáis a pararos ¿habéis oído lo que he dicho? En el momento que comenzáis a pararos, empezáis a rodar cuesta abajo. Por eso no se necesita ninguna energía para construir moméntums negativos. Estos son automáticos.

Seguid adelante y frenad vuestro progreso, parad en cualquier parte de la cuesta y decid: “Voy a descansar, dejadme descansar por un momento, cielo. Dejadme estar aquí unos cuantos minutos, no puedo continuar.” Os encontraréis unos cuantos pasos más abajo porque es una subida cuesta arriba. Ésta es la ascensión. Esto es lo que tiene valor en la vida. Nada iguala a la ascensión. Esto es lo que Jesucristo demostró.

Algunos en la iglesia cristiana han demostrado la vía dolorosa- el camino de la lamentación. Hablan del Getsemaní de la vida. Hablan del sufrimiento y las torturas y los horrores de la vida y de lo negra que es. No parecen comprender cuán ligera es la luz. “Aprended de mí,” dijo el Maestro, “porque mi yugo es, fácil y ligera mi carga.”

Podemos aprender cómo ponernos el yugo de Cristo y podemos regocijarnos con ese yugo. Y esto no es un chiste -es un yugo. ¡Y es verdad! tan fiel como el acero. Y a través del proceso de construcción de moméntums, nos sorprenderemos al ver cuánto desarrollamos.

Ahora, vamos a tomar a cualquier persona en este salón. Podría apostar mi último dólar a que si yo pasase entre vosotros papel y lápiz y os pidiera que escribierais lo que realmente queréis, la mayoría de vosotros pondría sus metas espirituales porque os habéis dado cuenta de que tarde o temprano en la vida, solamente las metas espirituales tienen un significado permanente.

Id y conseguid un millón de dólares y tendréis problemas, tanto al gastarlo como al regalarlo o al hacer lo que queráis con él. Podéis preguntarle a Jean Paul Getty o a Howard Hughes. Tienen más problemas en su vida que la gente que es pobre.

La gente puede decir que quiere dinero, pero sabe muy bien que no lo necesitaría si no estuviera aquí en la Tierra. También sabe -y lo sabe perfectamente bien que no va a conseguir salir de este mundo viva, por lo tanto, no necesita dinero; pero lo necesita mientras está viviendo. No obstante, no necesita un millón -puede vivir confortablemente con mucho menos.

Así que vosotros escribiríais sin duda metas permanentes. Porque si escribís metas mundanas, efímeras, sabéis muy bien que, éstas o se cumplirán o no.

Supongamos que decís: “Deseo casarme con la mujer más hermosa del mundo.” Bien, esto es cuestión de opinión -y de que ella os acepte, no se sabe. Y en realidad, tales metas son muy aburridas en cierto sentido, porque si conseguís todas las cosas que deseáis como seres humanos, esto no os garantizaría ni un ápice de felicidad. No podéis estar seguros, si alcanzáis la meta que creéis que queréis, de que vais a ser felices cuando la consigáis.

Desde el punto de vista espiritual, tanto si sois ricos como si sois pobres, sabios o tontos, o lo que seáis -si vuestras metas son espirituales, si ponéis a Dios en primer lugar, sabéis que todas las cosas os serán dadas.” Sabéis que si carecéis de sabiduría, vais a tenerla; sabéis que si no tenéis dinero, vais a conseguir esto también. Sabéis que si no tenéis amigos, vais a tener amigos -porque hay gente espiritual en la Tierra igual que vosotros.

Podéis decir que no hay muchos hoy en día. ¿Y por qué? Porque vivimos en la era de Kali Yuga. Los hindúes describen esta era como una época de oscuridad. Es una era en la que los conceptos materialistas cobran preeminencia debido a la orientación científica de la mente humana, con exclusión casi total de la realidad espiritual.

Pero el mayor científico de todos es el Creador. El Creador es el que fue capaz de poner dentro de la pequeña cadena del DNA, en forma microscópica, los diseños más increíbles que nadie pudiera imaginar. ¿No es maravilloso que estas pequeñas ‘fichas’, que sólo pueden ser vistas a través de un microscopio electrónico, contengan inscrito en ellos el código de toda nuestra vida, desde el punto de vista genético?

Si no tenéis suficiente salud cuando nacéis y comenzáis a vivir, todo lo que tenéis que hacer es culpar a vuestros genes, porque todo está grabado allí. ¿Habéis pensado en ello? El color de vuestro cabello y ojos, vuestro oído, vuestros órganos internos, la salud de vuestra piel. Miráis a alguien y decís: “Caramba, tiene una piel estupenda. La mía no es tan buena como la de él.” Bueno, pues todo es culpa de vuestros genes.

Pero entonces, ¿qué hizo que vuestros genes sean así? ¿Por qué se hicieron de esa forma? Se hicieron así por vuestro karma. Así que, como veis, lo que hacéis y lo que habéis hecho ha dejado una huella indeleble en el diseño genético que en el presente tenéis. “Este es mi diseño genético.” Pero no se oye a la gente hablar así, porque todo el mundo quiere cambiar el diseño de sus genes.

Hoy día se habla del clonismo. Quizá hay gente que quiere ser duplicada (para tener piezas de repuesto, ¿sabéis? ¡Imaginaos que os duplicaran en otro cuerpo! Me estremezco al pensar en tal responsabilidad. ¡Ya tenemos suficiente con preocuparnos de nuestro cuerpo actual sin tener un montón de nosotros mismos revoloteando alrededor!

Continuará…

 

Extracto del libro Las Enseñanzas Perdidas de Jesús Tomo 1

 

  Mark L. Prophet – Maestro Ascendido Lanello

 

 

Vosotros lo creasteis ¡Vosotros destruidlo!

Enseñanzas por Mark L. Prophet – Parte V

 

Solemos tomar resoluciones cada Año Nuevo. Nos decimos: “Bien, este año va a ser diferente que el anterior. No hice suficiente ejercicio el año pasado, así que voy a comprarme una máquina nueva.” o, “voy a ir a un rancho a montar caballos.” o, “voy a inscribirme en un club e ir a nadar.” o, “voy a empezar a correr este año y lo voy a hacer diariamente.”

Y así, lo hacemos durante una semana o dos y de pronto, algo surge que nos distrae y la cadena de nuestro moméntum se rompe. Fue muy fácil de dejar la primera vez. La segunda es incluso más fácil todavía. Y mientras más lejos va la persona en el camino de la dejadez, más, débil se vuelve el moméntum.

Esta es la razón por la que hoy día la gente no va a la iglesia tanto como debiera porque se han debilitado sus resoluciones; se ha alejado. Y, alejarse, ha desarrollado un moméntum de alejamiento, y el moméntum crece y crece y crece. Después de un tiempo, se convierte en pequeños seres, encogidos, reducidos al tamaño de un bebé un año, mirando a un gigante que ha crecido en un año -el gigante de sus moméntums negativos, de sus descuidos.

El camino hacia los valores espirituales pasa por el desarrollo de los moméntums y quiero decir moméntums correctos.

Saint Germain ha dicho que su salvación, su ascensión por la que se convirtió en un Maestro Ascendido, fue el resultado de haber hecho dos millones de decisiones correctas. Ahora bien, si os paráis a pensar en esto desde un punto de vista matemático, veréis que un hombre necesita varias vidas para poder hacer dos millones de decisiones correctas. No obstante, él tomó esas decisiones.

Así pues, todo el asunto se reduce a no caer en el descuido, dejando para mañana lo que podéis hacer hoy. Vosotros sabéis esto, pero a menos que lo pongáis en práctica, ciertamente no estaréis desarrollando los moméntums apropiados que os llevarán a vuestra ascensión.

Ahora, cierta gente solía decir (recordando mi anécdota acerca de los deudores franceses) en Francia, hace muchos, muchos años (realmente era Galia en esos tiempos) me acuerdo muy bien -era la época en que se enseñaba la doctrina de la reencarnación dentro de la iglesia católica, antes de que la suprimieran- “Bien, Pierre, te debo diez francos, pero no te los voy a pagar en esta vida. Te los pagaré en la próxima.” O: “Pierre, no voy a la iglesia hoy, pero iré en mi próxima vida y entonces llegaré a ser santo.”

La dilación es una excusa que todos hemos usado alguna vez. Pero es una excusa ciega, coja y paralizante. ¿Y quiénes son las víctimas de esta ceguera, cojera y paralización sino nosotros? Nosotros somos los que sufrimos como resultado de ello. Porque, tanto si es un moméntum mundano que nos conduce a un éxito mundano, como si es un moméntum espiritual que nos conduce a un éxito espiritual, nuestros moméntums (o la ruptura de nuestros moméntums) son los puntos que determinan si vamos a alcanzar la medida que el cielo espera de nosotros o no.

Creo que deberíais comprender esto porque mucha gente no lo entiende. Suele decir: “Este pobre hombre es un pecador. Ha estado haciendo muchas cosas equivocadas. Cada día comete errores. Es un carnicero y cobra más de lo debido. Tampoco es buena persona con su familia; cuando llega a casa por la noche se comporta cruelmente con su mujer e hijos y se va a la cama enfadados”.

Bien, él tiene un moméntum en este comportamiento; así que decís: “Bien, ¿por qué no rompe el cielo ese moméntum?” Porque cada día se endeuda más y más. Ya conocéis esa vieja canción del minero que hizo famosa Tennessee Ernie Ford: “Cargas dieciséis toneladas, ¿qué consigues? Otro día más de edad y más deudas…”

Bien, el ciclo no rompe el moméntum de él, precisamente porque él lo creó y solamente él puede destruirlo. Tenéis que daros cuenta de que vuestra llama trina es la chispa divina del potencial creativo de Dios en vosotros. Es la autoridad con la que actuáis como agentes libres del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

A vosotros, pues, os es dado el poder (del Padre) para crear en vuestro mundo, la sabiduría (del Hijo) para decidir si conserváis o no vuestra creación, y el amor (del Espíritu Santo) para transformar o transmutar dicha creación por medio del fuego sagrado.

Estas tres funciones de la trinidad de Luz en nuestro interior están relacionadas con el conocimiento que tenemos en Occidente de las Personas de la Trinidad como (1) el Creador de la creación (2) el Conservador de la creación, y (3) el Destructor o Transformador de la creación.

Como estáis destinados a ser co-creadores con Dios, podéis ver por qué todo el cielo respeta vuestro libre albedrío y el hecho de que Dios Todopoderoso os dio este libre albedrío para recrearos vosotros mismos a su imagen y semejanza. A menos que invoquéis la intercesión de las huestes del Señor, ellos, en nombre del honor, no interferirán con vuestros experimentos creativos. Porque ellos saben que las lecciones que mejor se aprenden son aquellas que provienen del ejercicio del libre albedrío. Con él, vosotros tenéis el poder de hacer casi cualquier cosa -y deberíais procurar que cualquier cosa que hiciereis esté dentro de las leyes de Dios. Porque sois responsables de vuestros actos.

Hablando desde un punto de vista espiritual, hay mucha gente que cada día se endeuda más y más, debido a sus moméntums negativos. Después de un tiempo, comienza a amarlos como si fueran un animal doméstico. Suele decir: “¡Este es mi moméntum! ¡No te metas en esto, déjalo en paz. Es mío!’

En nombre del cielo ¿quién querría meterse en ello? Nadie en su sano juicio lo querría, así que ¿por qué meterse de por medio?

Pero esos que tratan de conseguir que cambiemos no lo hacen para su beneficio. Lo hacen para nuestro beneficio. Así que, aprendamos a ver la diferencia entre entrometerse y consolar e instruir con sabiduría como buenos amigos. Y los mejores amigos que cualquiera de nosotros pueda tener son los Maestros Ascendidos; y ellos son los que desean que vosotros comprendáis esta lección sobre moméntums.

 

 

Continuará…

 

Extracto del libro Las Enseñanzas Perdidas de Jesús Tomo 1

 

 

Mark L. Prophet – Maestro Ascendido Lanello

 

 

 

“Dominando las circunstancias…”

A Través De La Voluntad De Dios

Enseñanzas por Mark L. Prophet – Parte IV

 

“Si pedís a vuestro padre pan”, dijo Jesús, “¿os dará él una piedra?” Creo que la Voluntad de Dios debe ser conocida por el hombre- y creo que cuando el hombre llegue a conocer la voluntad de Dios, comprobará que es una Voluntad confortante y exhortante que incitará al hombre a buscar dentro de sí, mayores ejemplos de Realidad.

Creo que los que poseen la voluntad de Dios, a medida que comprenden más y más esa voluntad y su inherente bondad hacia ellos, llegarán a ser más complementarios del universo; y el universo, a su vez, será más complementario de ellos. A continuación vendrá un intercambio de corrientes divinas que fluirán hacia el interior y el exterior de ese hombre o esa mujer, y ellos no serán obstruidos por las circunstancias, sino que se elevarán por encima de ellas; aprenderán a dominar las circunstancias, a controlarse a ellos mismos y a su ambiente.

Si las condiciones no son de su gusto, podrán cambiarlas; porque tal hombre o mujer serán capaces de hacer tal cosa. Y eso es algo que cualquiera de vosotros podéis hacer, si lo aceptáis y sois libres.

Beber el agua de la vida gratuitamente, significa exactamente eso: Aceptarlo sin dinero y sin precio porque es el don de Dios. Y además, las mejores cosas de la vida son gratis. Así pues, vuestros moméntums, vuestros moméntums divinos, son los dones que -al aceptarlos y crecer con ellos- atraerán más de lo propio y os convertiréis en una persona de cada vez mayor espiritualidad.

Y a medida que crecéis espiritualmente, vais a crecer en otros aspectos porque no podéis crecer en un aspecto de la naturaleza trina del hombre, sin que se derrame en los otros cálices de la conciencia. Percibiréis siempre el Poder, la Sabiduría y el Amor como el eje del ser del hombre.

Y así encontramos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo- el cuerpo, el alma y la mente. Encontramos los aspectos trinos de Dios en expresión en nosotros. No vais a encontrar sólo una idea, vais a encontrar estas tres ideas manifestándose en y como la llama trina dentro de vuestro corazón.

Vosotros tenéis que tener poder con el fin de producir una idea. Dejad que una idea de lo que queráis llevar a cabo entre en vuestra mente. Suponed que esa idea es muy brillante y claramente definida. Si, cuando vuestra mente la percibe, carecéis del poder y del amor, la rueda de la Ley no se moverá, porque no tendréis la voluntad o el deseo de dar vida a la idea.

No podéis convencer a la gente simplemente con una idea en vuestra mente a menos que améis esa idea. ¿Y por qué la amáis? Porque la veis y percibís como un potencial, como una posibilidad. La gente ama esa idea porque ve que puede ser efectiva y así, se dispone a hacerla funcionar.

Pero si no tiene el poder, puede amar la idea, puede pensar en ella hasta que se le ponga la cara azul, pero nada ocurrirá. En otras palabras, necesitamos ponernos azules del poder de la voluntad, azules con la determinación de que algo va a ocurrir porque nosotros vamos a dotar a nuestro pensamiento y nuestro amor con acción decisiva.

Así que, ¿qué tal si pensamos ahora en la idea del moméntum? Si durante cien años estuvierais pensando en dirigir esta energía desde Dios hasta vuestra mente, vuestro corazón y vuestro ser, y no hiciereis nada al respecto durante esos cien años, estaríais calentando vuestros motores ¿no? Tal como dije antes, la única diferencia entre un surco y una tumba es la profundidad.

Mi madre solía decir: “Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos.” Y para algunas personas esto puede resultar un soporífero. Han oído esta frase antes, pero dicen: “Sí, eso es cierto, pero…”

Y este es quizás uno de los problemas de nuestro tiempo y de todos los tiempos, que una vez que la gente sabe una cosa determinada, tiene la tendencia a sentirse satisfecha y darla por hecho. Por el mero hecho de que contemple una idea que nunca llevará a cabo, de tener una semilla en su paquete que nunca sembrará en la tierra, razona de esta manera: “Ya he hecho esto antes, ya lo he oído antes, eso no es nuevo.”

Bien, vuestras semillas de pensamientos no eran nuevas el año pasado cuando las pusisteis en el suelo; vuestros impuestos del año 1985 no eran nuevos hasta que vencieron. ¡Todo tiene que ser nuevo en su estación y tiempo! Nosotros tenemos que aceptar una serie de cosas porque estamos forzados, pero no así otras que no estamos forzados a hacer en absoluto.

Una cosa que no estamos forzados a hacer es amar a Dios. Estamos obligados a amar a nuestras esposas, supuestamente. Estamos obligados a amar a nuestro país, supuestamente. Estamos obligados a amar los sistemas con los que estamos de acuerdo, supuestamente. Prácticamente todo en la vida es obligatorio ir al colegio; tenemos que trabajar si no, no comemos. Nos imponen toda clase de cosas. Pero la única cosa que no se nos impone en la vida es la más grande de todas: el don de Dios, los dones de Dios (digámoslo en plural porque son múltiples).

Nos preocupamos en hacernos multimillonarios -y si lo consiguiéramos solamente aumentaría nuestra responsabilidad así como nuestro potencial para hacer el bien. Convirtámonos en millonarios espirituales- gente que puede multiplicar los dones de Dios, ¡porque así lo deseamos!

Y así, el tema de los moméntums es la más importante ley de vida que puedo imaginar y nosotros creamos y deshacemos moméntums cada día.

 

Continuará…

 

Extracto del libro Las Enseñanzas Perdidas de Jesús Tomo 1

 

Mark L. Prophet – Maestro Ascendido Lanello

 

 

Página 2 of 3123

.

.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

La fraternidad de los Guardianes de la llama® procede de la tradición de las antiguas órdenes espirituales. Saint Germain fundó la fraternidad en la ciudad de Washington en el año 1961 por medio de su Mensajero, Mark L. Prophet. Como Caballero Comendador de la fraternidad, Saint Germain ha prometido asegurarse de que esta Tierra llegue a una era dorada de Libertad, Paz e Iluminación.

Junto con Saint Germain otros Maestros Ascendidos vienen a ayudar a la tierra. En el libro del Apocalipsis se habla de ellos como los “Santos vestidos de blanco”. Ellos y sus discípulos no ascendidos forman La Gran Hermandad Blanca. (“Blanca” no se refiere a la raza sino a l Aura de Luz blanca que rodea a estos Maestros.) La fraternidad de los Guardianes de la llama es una rama externa de La Gran Hermandad Blanca.

Puede que ya estés guardando la llama de la vida. Puede que ya estés preservando y defendiendo la libertad y la santidad de la vida, y ofreciendo esa llama a otros que no saben que tienen una chispa divina en su interior...

Informarte más sobre la Fraternidad de los Guardianes de la Llama®...